Sobre el humor y el humor político

Yo no entiendo la finalidad del humor político, ustedes sacarán sus conclusiones.

Entiendo que el humor nace a partir de la creación de un absurdo, esto es, en su forma más básica: el encuentro de dos figuras generalmente contrarias. Digamos, por ejemplo, un Ministro de salud enfermo de cáncer; una paz que genera odios; o un Fiscal anticorrupción corrupto; etc. Muy bien, si estos ejemplos pueden dar algún tipo de luz respecto de lo que es el humor, y así mismo encierra parte de la tragicomedia nacional, entonces, ¿Para qué hacer humor político si la política colombiana en sí misma es un chiste?

gallery/img11

Debemos pensar lo siguiente: ¿Cuál es la verdadera finalidad del humor político?, ¿Sacar unas cuantas risas? ¿Corresponder a cierto segmento del consumidor? NO. Aunque no pueda socavar en lo más profundo de sus funcionalidades, por lo menos puedo decir lo que no es. Sin embargo, por otra parte, me podría aventurar a mencionar un par de posibles razones que respondan a este humor.

Una de las cosas más importantes a tener en cuenta (si entendemos que nuestra política es un chiste) es la función de la sátira. La sátira es la denuncia del hombre a través del humor, es la manifestación del inconformismo hecha comedia, es la risa que despierta conciencia.

Otro aspecto a considerar es la reflexión. La reflexión es lo que da sentido y argumento a este tipo de humor: sin reflexión el humor político no es más que chistes sobre parlamentarios. Es importante ser directo con lo que se quiera denunciar, así se ande por las ramas, como es importante que aquella denuncia genere en el individuo y la colectividad un pensamiento que lleve al cuestionamiento (No se debe olvidar que este humor también es denuncia)

gallery/img12

Finalmente (aunque podría seguir y seguir escribiendo razones), resta mencionar la parte propositiva. El humor político debe aportar además de una reflexión y un par de carcajadas, una propuesta de cambio a partir de la acción colectiva y social. Denunciar y reflexionar no goza de ningún sentido, si de este acto del pensamiento no nace una acción para cambiar el entorno político y social. Así mismo no tiene sentido reírnos a barriga llena del político de turno si el día de mañana volvemos a votar por él.

Y sin embargo, luego de estas reflexiones, sigo sin entender la finalidad del humor político. Ustedes sacarán sus conclusiones.

 

Mi #tacticadepaz es la conciencia política, cuéntanos cuál es tu táctica de paz, escríbenos a tacticadepaz@gmail.com o twitter: Táctica de paz  y cuéntanos como contribuyes a la paz de Colombia.

 

Escrito por: Manuel Mateus

Equipo de comunicaciones Táctica de Paz

gallery/img13